Procrastinación: ¿Qué es? y ¿Por qué se da?

Procrastinación: ¿Qué es? y ¿Por qué se da?

¿Qué es? La procrastinación deriva del latín procrastināre, pro (adelante) y crastinus (mañana) y la Real Academia Española lo define como: Diferir, Aplazar.

La procrastinación, así pues, es entendida como una demora en el inicio y/o finalización de una tarea o actividad que se tenía la intención de realizar, y que suele acompañarse de malestar, ansiedad y/o preocupación.”

Lay, (1986)

Aun que no lo parezca, la procrastinación es un hábito y es mas común de lo que pensamos y existen muchas causas que la generan, pero también tienen que ver con cada individuo y su personalidad.

Muchas veces este fenómeno se debe a que las personas asocian la actividad que deben realizar con algún cambio y esto les puede llegar a afectar tanto físico, psicológico o intelectualmente, generando que la actividad a realizar se posponga y esto genere en la persona algún miedo, estrés o se sienta abrumada por no haber realizado dicha actividad, pero a su vez es por esas razones que evita hacerla.

Al presentarse esta ansiedad o sensaciones negativas, es normal que busquemos actividades o cosas más simples que nos ayuden a distraernos o nos sirvan de escape y es por ello que se podría volver un circulo vicioso, del cual nos cuesta demasiado salir.

Si deseas conocer más de este y otros temas te recomiendo consultar este link

¿Por qué se da la procrastinación?

Realmente no existe una causa especifica del porque se da la procrastinación, más bien esta relacionado con lo que cada individuo vive y desde las experiencias que este va teniendo.

Pero podemos decir que una de estas causas es desde lo fisiológico y están involucrados dos participantes: el sistema límbico y la corteza prefrontal.

El sistema límbico tiene que ver con el placer, mientras que la corteza prefrontal es la parte que se encarga de la regulación y la planificación y cuando existe una lucha entre realizar una tarea demandante o hacer una actividad placentera, el cerebro empieza una especie de guerra y claramente terminamos eligiendo la actividad placentera.

Por lo que podemos decir que nuestro cerebro se vuele “adicto” a la procrastinación debido a la liberación de dopamina que es el resultado de la actividad placentera y es muy probable que termínenos repitiendo dicha actividad.

Aunque no todo es tan bueno como parece, como consecuencia de esto puede generar en las personas una sensación de culpabilidad, ansiedad, estrés o malestar en general por el hecho de no haber realizado la tarea que tenia mayor prioridad.

Pero también existen otros factores que que desencadenan la procrastinación:

  • La procrastinación como resultado de una dificultad emocional, ejemplo: Miedo al fracaso o miedo al éxito
  • Asociación de la tarea o actividad pendiente a una consecuencia negativa o frustrante
  • Falta de motivación
  • Presencia de algunos trastornos psicológicos como la depresión
  • Escasas habilidades sociales o de comunicación
  • Problemas de autorregulación y de organización del tiempo
  • Exceso de perfeccionismo

Por ello resulta fundamental prestar mucha atención en este tema para así poder enfrentarlo y actuar de la mejor manera posible.

¿Conocías a cerca de la procrastinación?

Te invitamos a compartir este artículo y unirte a la conversación.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *